viernes, 7 de febrero de 2014

lo olvidado y lo divino

habrá un dios,
tal vez allí.
se confunde y confunde a los que rezan en silencio
a ese dios
que creó y destruyó
que deshizo y rompió lo que una vez amó
dónde estará ese dios?

hubo un tiempo, recuerdas? cuando esto no importaba
cuando era suficiente
cuando el tiempo no existía
sólo uno mismo
caminando
esperando una última sorpresa
tal vez era que tú me querías también
y quizá yo estoy ahí como entonces
en el mismo lugar donde una vez existió
donde nunca se destrozó
donde permanece
tal vez pueda volver a ser adorable,
tú crees?


qué lejos estamos de aquellos que confían sus acciones a lo divino
te sorprendería que fuera yo?
sí,
esa mujer de allí, la que mira hacia arriba
la que desea más allá de lo tocable y lo perecedero
aquella de la que sólo ves su espalda
se apoya en sus rodillas
y ruega un te quiero
aquella que suplica, la ves?
podría ser yo
te imaginas?
podría ser yo
preguntándome dónde está ese dios

podría ser yo.

10 comentarios:

  1. ...cuando la desesperación nos lleva a intentar creer en lo que quizás nunca existió...cómo la última oportunidad de salvarnos, justo cuando hemos empezado a dejar de entenderlo todo...

    ResponderEliminar
  2. ¿Quién no ha querido alguna vez creer en ese dios...? a veces es lo único que nos queda, para agarrarnos a una esperanza ya perdida...
    Qué bonito queda todo en tus palabras Zahara. Puedo asegurar que cada día, te admiro más.

    ResponderEliminar
  3. Siempre después te das cuenta de que ese dios que deshizo y rompió, precisamente por eso, nunca lo fue incluso a pesar del tiempo en el que fue divino.

    "Qué lejos estamos de aquellos que confían sus acciones a lo divino" y que cerca vivimos, sin saberlo, de aquellos que alojan al mismo dios en sus actos...

    Gracias por dejarnos sentir tus actos de letras desbordadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que interesante lo que has dicho,qué bonito. gracias a ti.

      Eliminar
  4. Que no te sepa mal pero a veces me dan ganas de darte un guantazo para luego abrazarte lo más fuerte posible hasta que el dolor desapareciera.

    ResponderEliminar
  5. .....de ahí que se hable de fe, un estado en el que crees compulsivamente en algo intangible e indemostrable, pero a la vez posible y excitante..............

    ¡Bonitas palabras rubia!

    ResponderEliminar