lunes, 16 de noviembre de 2015

ahora no me ves

Las personas que nos vamos primero somos las que no tenemos derecho a volver, ni a preguntar un qué tal estás.
Aunque marcharse fuera la única solución y hacerlo fuera de valientes, el ser la primera en decir el adiós te coloca en un lugar desde el que no están permitidas las llamadas, donde no se envían las cartas. Y querer saber surte el mismo efecto que la indiferencia pues lucen con los mismos colores y se camuflan con las mismas formas.

4 comentarios:

  1. Habitamos un purgatorio donde no se nos permite reclamar llamadas de vuelta.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Seamos lo que queramos ser y que nos dejen ser y actuar de libre forma. Otro color son las consecuencias de tus actos. Es otro juicio al cual enfrentarse y salir siempre absuelto. Mantenerse intacto.

    ResponderEliminar
  4. Los caminos siempre son de ida y vuelta.

    ResponderEliminar