viernes, 25 de diciembre de 2015

no voy a tocarte

y al despertar, esa parcela que el enemigo me había quitado hace tanto, había sido devuelta. sin avisar. sin rastro de él.  sin una nota que dijera que ya no era suya, que no la quería o que no le importaba. allí estaba. volvía a ser mío ese trozo de suelo para pisarlo cuando quisiera.
pero no lo hice. solo lo miré como si nunca antes hubiese sido mío. como un regalo no merecido y me quedé quieta sin hacer ruido. no quería que notara mi presencia y se diera cuenta de que tal vez lo había dejado ahí por equivocación.

2 comentarios:

  1. Precioso. Como casi todo lo que escribes. Felices fiestas Zahara. ❤️
    Rus.

    ResponderEliminar