miércoles, 15 de agosto de 2012

Sucedió en verano

Siempre le estaré eternamente agradecido, por cada mañana que, tras la ducha, se acercaba desnuda al balcón a cerrarlo

2 comentarios:

  1. La magia de los veranos... de los encuentros. De las adicciones.

    ResponderEliminar